archivo

Haciendo

Imagen

Doble página, ilustrada por Jacobo Muñiz, dedicada al Retiro en Descubrir Madrid (Ediciones Hipòtesi). Pincha en la imagen para verla ampliada.

Anuncios

Sendas divinidades, una frigia y otra romana, Cibeles y Neptuno, de diferentes camisetas, calman la sed de los dos grandes clubes de fútbol de la ciudad: Real y Atleti. Allí depositan los gladiadores balompédicos los trofeos de sus victorias en el césped.

Un día como hoy, derbi por la Copa del Rey en España, no podía dejar de subir esta página de Descubrir Madrid (Edicions Hipòtesi).

34-35

culturatic1

La fórmula para el éxito del libro electrónico responde a libros cuidados, canales de distribución adecuados y precio justo. Apostamos por esta ecuación en la IV Jornada del Ebook Nacidos Digitales de la Feria del Libro de Valladolid, organizada por Culturatic, en la que Sandra López y un servidor, por parte de Pencil, compartimos mesa y debate con Fabián Pedrero y Javier Sánchez, de Byeink; Alberto Matesanz y Blanca Lacasa, autores del CD y álbum ilustrado ’Casi un musical’ (Narval); Maribel Riaza, directora de Relaciones Instituacionales de la Comunidad de Madrid de Everest; y Óscar Mena y Luisa Herrero, de Culturatic.

Este enlace ofrece una crónica de la jornada.

En 2006, un treinteañero ciclotímico, neurótico y con complejo de Peter Pan describía
en sus cartas semanales el mundo a Mara, una preciosa niña que nació en noviembre de 2005… Las leía los sábados en ‘A vivir Valladolid’ de la Cadena Ser con la superlativa Eva Moreno.

Mara ya habla, conoce el mundo por sí misma. Así que callo. En breve me contará ella.

Dándole vueltas a esta carta, a propósito de una tregua terrorista, surgió la idea de La primera palabra de Mara. La cabeza recorre vericuetos muy bizarros. La recuerdo ahora que el libro aparece en Brasil…

Querida Mara:

Cuando un bebé nace, las primeras dudas que nos surgen al común de las gentes consisten en preguntarnos si la calva con la que llega es anticipo de alopecias futuras, si permanecerá ese rubio nórdico o tornará en moreno mediterráneo, si ha nacido el ser humano más bello y portentoso en los milenios precedentes… Esas nebulosas, ya sabes, provocadas por los efectos secundarios del éter hospitalario.

Personalmente, una de mis curiosidades más absurdas era escuchar el timbre de tu voz. Ésta es una cualidad tan personal como el iris de los ojos o las huellas dactilares. También es uno de los rasgos que definen el atractivo. Los llantos prematuros dieron la pista hace algún tiempo, pero nada que ver con ese sonido gorgojeante de las parrafadas incomprendidas que te echas mirándonos.

Te observamos, sonreímos, se nos cae la baba y asentimos sin entender ni papa de lo que nos cuentas. No te preocupes, sucede igual con muchos tertulianos aunque ellos no provocan sonrisas pero sí alguna baba.

He tratado en vano de recoger testimonio sonoro de tus soliloquios para compartirlos con nuestros amigos epistolares. Te niegas. Es ver la grabadora y cerrarte en banda. Espero que no se deba a una mutación genética de tu generación, fruto de las radiaciones nocivas de tomates, salsas rosas y demás condimentos perniciosos de las televisiones. Que aún eres muy pequeña para propinas.

Así pues no puedo más que intentar describir un timbre sano, divertido, puro y, hasta me atrevo a decir, feliz. Desconozco cuánto tardarás en dominar las cuerdas vocales, como el resto de articulaciones, para empezar a estrenar palabras. Cuando sea el momento, aquí recogeremos el primer diccionario panhispánico de Mara.

La casualidad ha querido que inicies la senda del verbo cuando unos encapuchados obsoletos han declarado un ‘alto el fuego permanente’, que llega tarde, muy tarde. A ellos también habría que abrirles un recopilatorio de términos propios, pero esta noticia, sin duda, ha otorgado mayor intensidad a la luz primaveral que vuelve a acariciarnos con el cambio de estación.

La palabra, querida Mara, es el mayor don de nuestra especie pese a que unos cuantos sean incapaces de emplearla. No en vano, André Bretón sentenció que “el pensamiento y la palabra son sinónimos”. En esta etapa que parece iniciarse hay que empezar a vocalizar.

Confío, para cuando domines el vocabulario, que algunas siglas estén tan apolilladas para tu generación como la lista de los reyes godos. Ahora, entiende estos tímidos atisbos de ilusión que nos rodean. Para quienes nacimos hace tres décadas, la sombra de la víbora ha sido demasiado alargada. Siempre presente. Esperemos que, como dijo Buenafuente en uno de sus monólogos más lúcidos, los tejedores de pasamontañas tengan que ir pensando en la reconversión.