blog4Ángel Domingo (Valladolid, 1975)

Diletante genético y peatón perezoso, no sé nadar ni conducir. El carácter dinámico ya prometía cuando el ginecólogo ejecutó mi desahucio del vientre materno por cesárea. Como a muchos de mi generación, me costó emanciparme. Así aterricé de emergencia, pesando 5,5 kilos y luciendo un rubio orondo. De aquel inocente, sólo permanece la progresión volumétrica.

Invento historias para entretenerme en los paseos porque soy incapaz de atrapar los sueños. Se pierden entre las plumas de la almohada.

Desde la ventana de la oficina, en Pencil Ilustradores, donde finjo trabajar mientras me sirvo cafés constantemente, contemplo un paisaje sembrado por la imaginación de los autores con los que colaboro.

Compagino esta labor con la publicación de artículos en diferentes medios de comunicación, la redacción de discursos y guiones, la formación de portavoces y la siesta.

En el blog personal atticusfinch.es combino dos de mis pasiones: la oratoria y el cine.

He publicado varios libros con los que me he divertido bastante. Han viajado a diversos países. Más que yo. La historia continúa. Espero.

A %d blogueros les gusta esto: