bocetos_3

El tipo verde de andar con escuadra y carbón cede el paso a su gemelo sonrojado, hierático. Los peatones se detienen al borde del precipicio, con la punta del zapato asomada al abismo. Sólo un anciano encorvado ignora la señal de alto. Tal vez la vista le traicione, tal vez tenga prisa porque la parca le eche los tejos. La única dama a quien ni el Tenorio pudo ser infiel. Cruza con paso de articulaciones quebradizas. Inalterable a la estampida motorizada. Unos conductores le esquivan, otros frenan en seco. Brama algún claxon que su sordera ignorará. Miradas atemorizadas entre los espectadores de acera. Un previsor empieza ya a marcar la llamada de emergencia. 1…1… el pulgar detenido sobre el 2. Un verdugo presto a ejecutar sentencia. En suspenso, por si el gobernador conmutara la pena. Un ciclista por poco acaba bajo las ruedas del urbano. El galápago, imperturbable a la colisión de partículas, avanza, como una montaña recién amanecida, hacia la otra orilla. Al alcanzarla se detiene en un saludo interminable a otro vecino. ¿Lloverá hoy? ¿Qué toma usted para la tensión? Durante la conversación, el monigote del semáforo danza indiferente en su esquizofrenia mutante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: